Cine

Sobre el FICUNAM, respuesta de Monterrosas a Roger Koza

  • Koza
    Estimado
    José:
    Agradezco la respuesta y la nota anterior por dos motivos. Las diatribas suelen ser anónimas y usted da la cara. Segundo, a menudo se envía un dardo y cuando se responde el que empezó la contienda deja
    de hacerlo.
    Vamos por parte.
    1. Respecto del Foro de la Crítica: usted tiene razón, soy protagonista, no moderador, pero los motivos por lo cual así es son otros, distintos a la capciosa forma que tiene usted de expresarlo: soy protagonista, estimado José (lo que es un poco más amable y menos altivo que “señor K”), porque soy yo el que propone las temáticas y tiene en cuenta a los invitados. Para bien o para mal, soy yo el que escribe y propone las temáticas y los textos que fundamentan a las mismas. La mayoría de las veces, además, los invitados son críticos a los que conozco debido a mi actividad, a quienes respeto y a quienes considero centrales por los puntos de vista que tienen, los que no necesariamente son los míos. Por mi parte, estimado José, no tengo ningún deseo que el resto de los mortales piensen como yo. Me interesa poder pensar, expresarme y entrar en discusión. Ta mpoco me interesa tener la verdad. Hablo mucho, tal vez es un defecto de ser apasionado. Aún así, siempre intento moderarme, y no sólo moderar.
    2. Es posible que en ciertas ocasiones me haya excedido en una intervención. Lo que estoy seguro es que no fueron 20 minutos. Supongo que el fervor retórico por la ironía le lleva a la imprecisión. Su apreciación para denotar lo presuntamente enrevesado de mi oralidad está bastante cerca de lo que usted se propone criticar. Su observación no me molesta. No tengo intenciones de hablar oscuramente, pero tampoco de caer en el regular lugar común del habla que suele entorpecer la clarividencia. El
    lenguaje es lo que tenemos para pensar. El pegado uso al habla cotidiana suele ser un recurso secreto de demagogia. Paso. Ta mbién paso de su inversión: el esoterismo retórico académico.
    3. Me alegra que conozca a una de las mentes más brillantes de mi país, Diego Capusotto. Conozco muy bien al personaje satírico del “El padre progresista”y mi mujer suele reírse de mí respecto de algunas situaciones que yo he vivido con mi hija. Pero Capusotto, estimado José, es un humorista progresista, mal que le pese estimado cínico de la posmodernidad. Le sugiero ver el extraordinario personaje concebido dos años atrás llamado “El loco Evita”, o la caracterización magnífica de los reaccionarios que detestan a los extranjeros y hombres de piel oscura cerca de ellos; personajes como Micky Vainilla descontruye elegantemente una tendencia creciente en la mayoría de los países. La xenofo bia está en alza, ¿no le parece?
    4. Es un poco extraña la recomendación que usted me hace en unos de sus párrafos. Me dice usted que salga de la sala de cine y que me lance a conocer su país. ¿Cómo sabe usted que yo no he viajado
    por México? ¿Cómo sabe usted que no me he tomado mi tiempo para leer sobre él? Varias décadas atrás estuve a punto de venir a vivir con mi padre. Varias décadas atrás vi un film extraordinario sobre la historia de su país hecho por un compatriota mío: México, la revolución congelada, una película que me ha ayudado mucho a entender ciertas cuestiones de su país que me resulta incompresibles. Vea usted: también en el cine se aprende, y la verdad es que mucho. Intuyo que su señalamiento está articulado por un viejo plei to, el que remite usted al tweet sobre Navajazo. He notado que ese tweet habilitó la iracundia suya y de otros colegas mexicanos. No creo que sea ofensivo, sí demasiado impreciso. Me extraña que un cínico se ofensa, y más todavía por cuestiones nacionalistas. De todos modos, para que usted esté muy tranquilo, el año pasado tampoco se dieron cuenta en Argentina que El auge del humano, de Teddy Williams había ganado en Locarno, justamente el mismo premio que se llevó
    Navajazo. Creo haber dicho lo mismo, pero no en Twitter sino en una radio. Dicho esto, quiero dejar en claro algo más: los mexicanos han sido siempre personas muy amables y generosas. En la época de la última dictadura cívico militar recibieron ustedes a muchos argentinos perseguidos por los militares. También ustedes permiten que un extranjero como yo trabaje en una prestigiosa universidad de Latinoamérica como la UNAM. Yo siempre seré agradecido por esto y tantas otras cosas. No creo que
    todos los mexicanos sean “parranderos” y “cínicos”, como usted dice; algunos sí, pero debe haber por igual número en Argentina, como también en Uganda y República Checa.
    5. De las 27 películas de Lav Diaz, incluyendo cortometrajes, que también los tiene, solamente tres títulos son documentales. La confusión que suele suscitar el término docuficción (y también el vocablo docudrama) es creer que se trata de un documental en el que los protagonistas solamente pretenden actuar lo que han vivido. Las películas de Lav Diaz son esencialmente ficciones, y ni siquiera son susceptibles a ser concebidas como películas de naturaleza híbrida.
    7. Respecto a su último párrafo: sáquese usted la corona o lo que le dé la gana todas las veces que quiera. Me es soberanamente indiferente su goce y autosatisfacción con su personaje de cínico. De quienes han hecho del cinismo no un juego sino una experiencia, como el caso de Emil Cioran, he notado que no se mofan de su incredulidad visceral. Se ríen del mundo, o consideran al universo como una broma, pero antes que nada se ríen de ellos mismos.

    Que esté usted muy bien. Ojalá tengamos tiempo, y no paciencia, para platicar.
    RK
    PS:
    El loco Evita: https://www.youtube.com/watch?…
    Vicky Vainilla: https://www.youtube.com/watch?…
    Y en la clarividencia del cinismo lúcido, y no narcisista, Violencia Rivas: https://www.youtube.com/watch?…
    11:57 a.m., Tuesday Feb. 21 | Other comments by Roger Koza