Letras

Dios prefiere a los bastardos: héroes de su propio desastre