Bonanza

Abdías Martínez Hernández   Imploro a los oídos de mi almohada: cese el faro encarnado que devela el confín si terminaran las sábanas, continuo rumiar…