Leñero, el ajedrecista

No sé cuántos años tendría Leñero cuando vio llegar a un muchacho de lentes al que días antes Juan José Arreola había invitado a su casa para forma…

No pasarás

–– Las personas son muy necias, ¿no crees? –diez segundos de silencio. Ninguna contestación–. Anda, dime algo. ¿No lo pensaste, verdad?