Treinta y tantas cosas detestables del 2010

Por Salvador Munguía …en un tiempo tan bello como terrible, que sabía a desesperación, a…